Proyecto de Cooperación 2019 de la ONGD OASIS con Togo en Cirugía Ortopédica y Traumatología, Cirugía Plástica y Reconstructiva con el Centro Don Orione en Bombuaka (Togo).

 

Sábado,  19 enero de 2019
16ª Misión Humanitaria de la ONG Oasis
Ouagadougou, Burkina Faso.

Hace dos días que operamos a Ibrahim.
Ibrahim, su padre y su abuela salieron temprano de Ouagadougou en autobús. Los autobuses en esta zona funcionan según el número de personas que lo ocupan, una vez llegados a la cantidad suficiente, inician el viaje. Varias horas después llegaron a Cinkansse, frontera de Burkina con Togo. Desde aquí vuelven a tomar otro autobús para llegar a Dapaong, sin medios ni posibilidad de enlace a Bombouaka. Han pasado 19 horas y 400 km.
A la mañana siguiente consiguen transporte para llegar definitivamente al destino, el Centre Médico Chirurgical Saint Louis Orione.

El viaje ha sido largo y a pesar del intento, no llegaron a tiempo para su cirugía programada. Afortunadamente pudimos reajustar la jornada quirúrgica y reprogramarlo para la siguiente.

Aspectos económicos del viaje de Ouagadougou a Bombouaka

El padre y la abuela deciden comprar dos asientos en el autobús y compartirlos con el pequeño. Esto le supondrá un viaje incómodo pero también un pequeño ahorro dentro del gasto total de su aventura quirúrgica. Lleva en el bolsillo 50,000 CFA, el salario de un mes para hacer frente a los gastos del viaje. El padre de Ibrahim trabaja de lavacoches 6 días a la semana, su jornal diario es de 2,000 CFA.
El salario medio en la capital de Burkina Faso es de 2,500 a 3,000 CFA..

Gasto en transporte de ida:
Ouagadougou- Cinkansse (frontera) 8,500 CFA
Cinkansse – Dapaong 5,500 CFA
Dapaong – Bombouaka 2,000 CFA
Total 15,500 CFA

 

Aspectos económicos del Centro

Todos los gastos derivados de las actividades quirúrgicas, médicas, postoperatorias y de rehabilitación corren a cargo del proyecto que realiza OASIS. El Centro dispone de un bloque quirúrgico donde se realizan las cirugías y de un bloque de hospitalización para la recuperación de los pacientes. La comida corre por cuenta de cada paciente. Además, y como contrapartida por los servicios prestados por el Centro, los pacientes deben contribuir con una aportación económica proporcional a sus posibilidades. La factura del Centro a los pacientes es un dato al que no tenemos acceso.

Anamnesis

A los 4 años sufrió una quemadura profunda, que no fue tratada y que la Naturaleza resolvió con una cicatrización desorganizada. Durante ese tiempo todas las estructuras de la mano, tendones, nervios, huesos, continúan con su crecimiento normal excepto la piel que se mantiene “frenada” por la cicatriz. Esto se traduce en el tiempo como un aumento de la deformidad. La mano de Ibrahim llevaba 6 años en esta situación cicatricial.

 

La intervención

La cirugía fue terriblemente larga. El tiempo estimado inicial fue de 3 horas y la duración final fueron 6,5 horas. A pesar del tiempo y los esfuerzos para intentar un resultado definitivo, no llegamos a nuestro objetivo. Los 4 dedos largos se encontraban fusionados en la palma de la mano, sin piel en su cara palmar y sin separación entre sí mismos.

En estos casos, la prioridad es liberar el pulgar, que es el dedo que se opone al resto y sin el cual no podríamos hacer la pinza de prensión digital. Con los dedos índice y medio el objetivo es intentar la extensión completa. Por último, siempre que las circunstancias sean favorables, se actúa sobre la extensión del anular y el meñique.
Es este caso, y pese al tiempo que invertimos, conseguimos liberar el pulgar y extender el índice casi por completo. Sobre el tercero, pudimos separarlo de sus dos vecinos pero las estructuras vitales del dedo, vasos y nervios, impidieron su extensión completa. Este es el límite de esta cirugía, la vitalidad de los dedos tratados.

 

El período postoperatorio

Ibrahim salió del quirófano con una férula de yeso que inmoviliza dedos y muñeca y que deberá llevar durante 4 semanas. A los 7 días de la intervención realizaremos la primera cura en el Centro y le daremos el alta hospitalaria. El resto de las curas deberá hacerlas en Ouagadougou, Burkina Faso, la ciudad donde vive. En este aspecto, hemos contactado con el Padre Ricardo, responsable del Centro Don Orione en Ouagadougou, que se hará cargo también de la rehabilitación necesaria para mantener lo logrado con la cirugía.

La tarde de la intervención la pasó molesto, con un dolor controlado. La noche fue menos molesta y la mañana siguiente en el pase de visita, la cara era de tranquilidad. Ese mismo día por la tarde lo vimos jugando al futbol con sus compañeros del Centro. En general, en esta zona, los niños no son demasiado expresivos, pero se aprecia una actitud de confianza en cuanto a su relación con los médicos. Lo que llama también la atención, quizás por sus circunstancias de la vida, es su tolerancia al dolor.

Ibrahim y su abuela, la mañana después de su intervención

EQUIPO: Julián García Polit, anestesiólogo, Nanda Llorca González, anestesióloga, Concepción Andreu Jorquera, enfermera, Oscar Pérez Llamazares, enfermero, Javier Sanz Reig, traumatólogo, Berta Parra Ruiz, traumatóloga, Antonio Aragón Renuncio, logista, periodista y fotógrafo, Fernando Martínez Martínez, técnico electrónica, Irene Quesada Andreu, auxiliar de clínica, María José Santana Maján, cirujana plástica.

www.ongoasis.org